Escogido y Gigantes se forran en sorteos que dejaron a las Águilas insatisfechas

56

SANTO DOMINGO. El Escogido de Moisés Alou ha dado cátedra de cómo clasificarse con apuros y relanzar el equipo para la postemporada y lo que hizo esa misma gerencia ayer no fue diferente.

Los escarlatas que terminaron a todo tren con 13-5 en diciembre fortalecieron ayer su ofensiva con el jardinero Manuel Margot, el jardinero Jason Krizan y el utility Jordany Valdespín, además del abridor Elih Villanueva y el relevista Wirfin Obispo en el sorteo de reingresos de nativos e importados de los descalificados Toros y Estrellas.

“Margot cubrirá una parte como la que Starling Marte nos daba, esa versatilidad, esa rapidez, ese poder ocasional y al mismo tiempo del otro lado con la defensa en el center field que Starling nos brindaba Manuel lo hará. Muy complacido con esa punta del line-up combinando a Margot con Ryan Court, que es una máquina de embasarse, con Franchy Cordero que es un gran empujador de carreras, nos brinda muchas cosas para mover la ofensiva”, dijo Luis Rojas, dirigente escarlata.

Los escarlatas también agregaron al receptor Audry Pérez, que ayudará a Wilkin Castillo una vez el puertorriqueño Roberto Peña se marche a su país.

El otro que puede haber recibido combustible de alto octanaje gran ganador fue el equipo de los Gigantes al relanzar su débil rotación con la adquisición de los abridores Raúl Valdés y Evan McLane.

“Se solidifica más la rotación con Valdés y McLane. Tenemos a (Gaby) Hernández que hizo un buen trabajo junto con Alfredo Simón. (Gabriel) Ynoa salió por una lesión en un dedo, Adalberto Mejía paró, (Michael) Johnson se fue y a Miguel Almonte lo estamos usando en el bullpen, no teníamos a nadie”, dijo Ismael Cruz, gerente general de los potros.

Junior Lake, el relevista Jhan Maríñez y el receptor Alberto Rosario fueron las selecciones más sobresalientes para unas Águilas que perdieron el segundo lugar el jueves ante el Escogido y quedaron incómodas para escoger, lo que no escondió su vicepresidente de operaciones, Manny Acta, que rechazó tomar jugadores importados en las últimas dos rondas.

“No había suficiente jugadores disponibles ni siquiera para hacer tres rondas, las rondas llegaron ahí porque obviamente empezamos a escoger jugadores para bloquearlos, jugadores que dijeron que no tenían ningún tipo de interés y por eso el pequeño disgusto porque tú estás escogiendo jugadores que ya dijeron que no quieren venir simplemente porque tú te estás cuidando de que alguien, tú sabes, haya tenido un acuerdo anterior o que le traten de cambiar la mente al jugador, tú sabes, dándole una suma excesiva de dinero, es algo que tenemos que analizar”, dijo Acta.

Acta hacía referencia a la toma de segundo en el sorteo del importados a Frank Schwindel, que bateó .317 con nueve dobles, tres jonrones, 23 remolques y .351 de OBP en 30 partidos para las Estrellas.

El Licey también pagó el precio de tomar de último en las primeras rondas, pero obtuvo a Jeymer Candelario para el infield y al abridor Bryan Evans.