Los 5 escándalos que provocaron la caída del presidente Pedro Pablo Kuczynski en Perú

17

Tras menos de dos años en el poder, el presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, decidió renunciar a su cargo antes de ser vacado (destituido) por el Congreso.

Kuczynski venía enfrentando una larga agonía iniciada por su supuesta implicación en el escándalo de corrupción de  la constructora brasileña Odebrecht.

De hecho, en diciembre de 2017 este caso lo llevó a enfrentar un proceso de vacancia en el Congreso por “incapacidad moral”, al que sobrevivió, aunque ya bastante malherido políticamente.

Como si no fuera suficiente, el martes recibió un golpe casi mortal.

Fuerza Popular, el grupo mayoritario en el Congreso peruano que encabeza Keiko Fujimori, divulgó unos videos que supuestamente revelarían la existencia de intentos de comprar votos en el Congreso para evitar la destitución de Kuczynski.

Los videos tenían como uno de sus protagonistas al hermano de Keiko, Kenji Fujimori, quien supuestamente aparece haciendo gestiones para salvar la cabeza del mandatario peruano, quien este jueves debía someterse a un segundo proceso de vacancia.

¿En qué consistieron exactamente este y otros escándalos que causaron la caída del presidente peruano?

1. Pagos de Odebrecht

En diciembre, la constructora Odebrecht, protegonista en numerosos escándalos de corrupción en varios países de América Latina, informó al Congreso peruano que había pagado US$4.8 millones a dos firmas de asesoría vinculadas a Kuczysnki.

Rosa Bartra, la presidenta de la comisión investigadora Lava Jato del Congreso peruano, mostró un documento que Odebrecht envió a su grupo.

En el texto, señalan que pagaron US$782,207 a Westfield Capital, empresa de asesoría de banca de inversión con dirección en Miami, Estados Unidos, y propiedad del mandatario peruano.

Los pagos, informaba el documento, eran por siete consultorías que la compañía realizó entre noviembre de 2004 y diciembre de 2007.

El documento señala que otra firma, First Capital, ubicada en la misma dirección de Westfield, recibió más de US$4.4 millones por asesorías a Odebrecht en proyectos en Perú entre el 2004 y 2013.

Algunos de los pagos ocurrieron cuando PPK era funcionario del gobierno del expresidente Alejandro Toledo, quien estuvo entre 2001 a 2006 en la presidencia.

Ante la información, el Congreso pidió la renuncia del mandatario por sus supuestos vínculos con esas empresas.

Kuczynski, de 79 años, inicialmente negó haber recibido dinero de Odebrecht. Luego negó haber recibido algún pago ilegal pero admitió haber trabajado como asesor.

El gobernante no renunció y en diciembre superó el proceso de destitución en el Congreso al que ya no se tendrá que volver a someter tras su renuncia.

2. Indulto a Alberto Fujimori

Tres días después de salvarse de la destitución en diciembre y a pocas horas de que los peruanos se sentaran a celebrar la Navidad, Kuczynski anunció que había indultado “por razones humanitarias” a Alberto Fujimori.

El expresidente peruano cumplía una condena de 25 años de cárcel —hasta 2032— por corrupción y violaciones de los derechos humanos.

La presidencia de Perú difundió un comunicado en el que explicaba que Kuczynski había otorgado la gracia presidencial tras conocer la evaluación de una junta médica aconsejara su puesta en libertad por sufrir “una enfermedad progresiva, degenerativa e incurable”.

El cuándo y el cómo del indulto que dividió a la opinión pública peruana son unos de los motivos que llevaron a muchos medios en Perú a especular que el presidente había concedido el perdón a cambio de superar la vacancia.

En la votación en el Congreso en la que PPK logró retener la presidencia resultaron decisivas las abstenciones de Kenji Fujimori, hijo del expresidente que luchaba por su liberación, y otros nueve legisladores de su círculo.

Numerosos comentaristas políticos peruanos habían señalado Fujimori iba a ser indultado estos días como pago al voto de Kenji en el Congreso.

Un sector de peruanos, contrarios al fujimorismo, se sintió “traicionado” y un grupo de izquierda del Congreso, que se había abstenido de apoyar la vacancia, comenzó a impulsar un segundo proceso de destitución de PPK, el mismo que iba a culminar este jueves.

3. Transferencias de Westfield y First Capital a PPK

En marzo, se filtró en los medios peruanos un documento de la Unidad de Inteligencia Financiera de Perú que muestra transferencias de dinero de Westfield Capital y First Capital a cuentas personales de PPK.

Según la información, las empresas transfirieron US$3 millones a Kuczynski entre 2005 y 2017.

En 2017, PPK ya era presidente de Perú.

Medios peruanos como El Comercio informaron de la sospecha de que “parte de esa cantidad tendría como origen servicios brindados a Odebrecht”.

La presidenta del Consejo de Ministros, Mercedes Araoz, aseguró que PPK ha explicado bien sus ingresos ante la comisión Lava Jato del Congreso y negó que procedan de empresas corruptas.

Agregó que el documento de la Inteligencia Financiera no tiene valor probatorio.

4. El chofer de PPK que ganaba US$4,000 mensuales

También se filtraron documentos que mostraban que PPK transfirió US$602,000 a José Luis Bernaola Ñufflo, entre 2005 y 2016.

Bernaola es chofer de Palacio de Gobierno y asistente personal de Kuczynski, según el diario peruano El Comercio.

“El señor Bernaola se encarga de todo lo que es la logística, de los empleados en mi casa y ciertamente recibió un sueldo, que ciertamente no es de US$600,000. Él hace compras y paga a proveedores y para eso hay tres cuentas. Un promedio de US$4,000 dólares al mes”, dijo PPK en su defensa, según El Comercio.

En Perú, es difícil que un chofer reciba esa cantidad de dinero al mes por su trabajo.

Según los documentos, PPK también transfirió US$89.182 a una cuenta de Gilbert Violeta, un congresista del partido del presidente.

5. “Kenjivideos”

Los videos que difundió el martes la bancada de Fuerza Popular, liderada por Keiko Fujimori, revelan supuestos intentos de comprar votos en el Congreso para evitar la destitución de Pedro Pablo Kuczynski en diciembre.

Los videos fueron grabados por el congresista Moisés Mamani, de Fuerza Popular, cuyo voto supuestamente intentan comprar en los videos.

Le piden que vote en contra de la vacancia a cambio de que el gobierno apruebe ejecutar obras para Puno, la región andina en el sur de Perú que representa el parlamentario.

En uno de los videos aparece el mismo Kenji Fujimori oyendo los ofrecimientos que otros congresistas de Fuerza Popular —Guillermo Bocángel y Bienvenido Ramírez— le hacen a Mamani.

Las filmaciones resultaron comprometedoras porque en diciembre, Kenji y otros 9 políticos fujimoristas desafiaron abiertamente al que entonces era su partido cuando se abstuvieron de votar a favor de la destitución de Kuczynski.