Los demócratas se enfrentan desnortados a su segundo asalto con Trump

10

Los demócratas pueden cumplir este martes las expectativas o encadenar un segundo fracaso estrepitoso que haga implosionar al partido. Lo que está en juego es impedir que Trump remodele el país a su radical antojo, controlando cómodamente todas las instituciones del Estado.

Ya después vendrá la trascendental búsqueda de identidad de un partido desnortado, que oscila entre dos fuerzas: el izquierdismo sanderista que sigue aún vivo en las bases, encarnado en fenómenos como el de la joven Alexandria Ocasio-Cortez, y el centrismo que representa la irrupción Michael Bloomberg, el exalcalde republicano de Nueva York reconvertido en demócrata, que ha volcado sus millones en la campaña y hace soñar a cierto establishment liberal con replicar el efecto Trump desde el otro lado.

El viernes por la tarde, la candidata demócrata por el distrito 14 de Nueva York a la Cámara baja, excamarera de origen puertorriqueño, que a sus 28 años va camino de convertirse en la congresista más joven del país, exhibía su ya famosa sonrisa, pedía a sus vecinos que votaran por ella y decía mil veces gracias.

“Hay una energía muy buena. Quedan cuatro días y, si no he parado hasta ahora, no voy a parar ya. Es increíble lo que hemos logrado, pero queda el último empujón para el gran día: la participación es muy importante”, aseguraba, y volvía a dar las gracias a otro transeúnte.