Un ex entrenador de Naomi Osaka quiere el 20% de sus ingresos… de por vida

33

La tenista número uno del mundo, Naomi Osaka, ha sido demandada por un ex entrenador, Christophe Jean, por el incumplimiento de un contrato que su padre, Leonard François, supuestamente firmó con él hace 8 años, cuando comenzó a trabajar con la campeona del US Open 2018 y su hermana, Mari. Naomi tenía 13 años, en ese momento.

Christophe afirma que Leonard, quien no podía pagar sus honorarios en ese momento, hizo un papel y firmó el 20% de las ganancias de la carrera de Naomi y Mari para él, por tiempo indefinido (o de por vida), a cambio de entrenar a sus hijas. Dijo que tiene los documentos para respaldar sus reclamos, y los ha presentado en su demanda en el tribunal estatal de Florida.

El padre de Osaka es haitiano y la madre japonesa. La tenista nació en la ciudad nipona nombrada con su apellido, pero desde los tres años se instaló en Nueva York.

La información ha sido revelada por el portal de noticias TMZ, especialista en grandes exclusivas relativas a famosos mundiales. Jean ha empezado a pedir su parte, en concreto sus dos primeros millones de dólares. Naomi tiene ahora 21 años.

La tenista y su familia han tenido que contratar a un abogado estrella en Estados Unidos, Alex Spiro, para hacer frente a la increíble petición. Ese 20% es vitalicio por ganancias en el circuito y los sponsors. Ha demandado a los tres, pero el abogado de la familia Osaka ha avisado que desmontará el asunto a favor de la tenista.

“No es sorprendente que el meteórico ascenso de Naomi como un icono mundial provoque falsas reclamaciones. Ese estúpido ‘contrato’ que Naomi nunca vio o firmó –a la edad de 14 años– es particularmente absurdo. Este caso no guarda mérito alguno, lo superaremos”, declara en TMZ.

La tenista japonesa se mantiene una semana más como la número uno del mundo, con todo y que fue incapaz de defender su corona en Indian Wells.

Los millones comienzan a llegar

La primera gran noticia para Naomi tras ganar el US Open fue conocer que Adidas quería blindarla y convertirla en la tenista mejor pagada de la compañía. El boom de Osaka en el circuito y su impacto en toda Asia ha hecho que la marca alemana le pague unos 9 millones de euros al año, superando de esta forma lo que cobran otras tenistas como Caroline Wozniacki, Angelique Kerber y Garbiñe Muguruza. Antes del ganar el torneo le pagaba 85,000 euros.