El musical de Pedro Navaja vuelve a las tablas

77

MIAMI. Pedro Navaja, el “matón de esquina” de la célebre canción de Rubén Blades, canta y baila en Miami junto a más de otros veinte personajes en un musical que vio la luz en Puerto Rico en los años 80 y que mantiene intacto su atractivo y su mensaje.

Bajo la dirección del puertorriqueño Edgar García, la compañía Teatro Prometeo, del Miami Dade College, pondrá en escena a partir del 5 de abril en el Centro Koubek “La verdadera historia de Pedro Navaja”, una obra creada por el dramaturgo y director puertorriqueño Pablo Cabrera, con música de Pedro Rivera Toledo.

Este musical, que se convirtió en un fenómeno popular en Puerto Rico, pasó por Venezuela y otros países y desembarcó en Broadway con gran éxito, no se representa desde hace 15 años, dice a Efe García, quien ha reunido un elenco internacional del que forma parte la actriz cubano-venezolana Beatriz Valdez, protagonista de filmes como “La Bella de la Alhambra” y “Azul y no tan Rosa” (premio Goya).

Valdez encarna a Diana “la maromera”, la prostituta que mata de un disparo a Pedro Navaja después de que éste la hiriera de muerte con un puñal, un personaje que ya representó hace muchos años en Miami, junto al salsero Gilberto Santa Rosa como el “matón de esquina”.

El Pedro Navaja de este musical es Manolo Ramos, un cantautor puertorriqueño radicado en Miami que ganó el Festival Internacional de la Voz y la Canción (antiguamente OTI) y nunca antes había trabajado como actor.

Ramos, autor de éxitos como “Déjame” y “Ser tu amigo”, considera su papel como “el reto más grande” que ha tenido en su vida profesional, según dice a Efe antes de un ensayo general.

Veinticuatro actores, cantantes y bailarines, así como nueve músicos, dirigidos por la tresera, cantante y compositora cubana Yusa, participan de esta puesta en escena del Teatro Prometeo.

Ramos, al igual que García, destaca que, además de entretener y poner al público a bailar y cantar, “La verdadera historia de Pedro Navaja” hace reflexionar sobre problemas muy serios que van desde la explotación y tráfico de personas hasta la liberación femenina y la manipulación de la realidad social.

No en balde la inspiración de Cabrera para esta obra, para la que le pidió prestada al panameño Rubén Blades su canción, es la llamada “Ópera del mendigo” (Beggar’s Opera), de John Gay, estrenada en Londres en 1728, de la que también bebió el alemán Bertolt Brecht para su “Ópera de los tres centavos” (1928), señala García.

La “Ópera del mendigo” causó gran controversia en su época porque contaba una historia desde el punto de vista de un antihéroe, de un marginal, algo que Cabrera, del Teatro de los 60 de Puerto Rico, mantuvo con el personaje de “El lince de la barandilla”, el narrador de “La verdadera historia de Pedro Navaja”.