Comunidad internacional preocupada por situación en Bolivia

25

La comunidad internacional manifestó ayer su preocupación por los sucesos poselectorales en Bolivia mientras dos regiones declararon una huelga para exigir que se realice una segunda vuelta tras los reñidos comicios que derivaron en disturbios ante denuncias de un supuesto fraude a favor del mandatario Evo Morales.

“A la medianoche del martes (ayer) comienza el paro y vamos a replicar en todo el país. Vayan a los mercados para abastecerse porque no se moverá nada”, dijo en una asamblea de instituciones sociales Luis Fernando Camacho, presidente del Comité Cívico de Santa Cruz, bastión opositor al presidente.

Hasta el momento, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) transmite dos resultados de manera simultánea: los del conteo rápido –que alcanza el 95,63% y da a Morales 46,4% y 37,07% a Mesa– y el cómputo final, que alcanza el 87% y da a Morales 44,26% y 39,25% a su principal rival, el expresidente Carlos Mesa, de la alianza de centro Comunidad Ciudadana (CC).

Para ganar en primera vuelta se necesitan 50% más uno de los votos o haber obtenido un mínimo de 40% y a su vez una diferencia de al menos 10 puntos porcentuales sobre el seguidor más inmediato.

La transmisión del conteo rápido generó dudas por la suspensión de la transmisión de los resultados durante 24 horas y las discrepancias de cifras entre el domingo y el lunes.

El cambio en la proyección del voto llevó al jefe de observadores de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Manuel Gonzales, a declarar que “estamos ante un cambio inexplicable de tendencia que modifica drásticamente el destino de la elección y genera pérdida de confianza en el proceso electoral”.

Antes de los comicios, los partidos opositores ya habían cuestionado al TSE por sospechas de parcialización con Morales.

Los gobiernos de Brasil, Argentina y Colombia manifestaron su preocupación. El subsecretario de Estado para el Hemisferio Occidental, Michael G. Kozak, publicó en Twitter que Washington “rechaza los intentos del TSE de subvertir la democracia” y llamó al órgano a “actuar de inmediato para restaurar la credibilidad en el proceso de conteo de votos”.

El martes se sumó la Unión Europea. “La inesperada interrupción del conteo electrónico… ha generado serias dudas que deben ser aclaradas de manera inmediata”, dijo el bloque en un comunicado.